La aclimatación del plantas de acuario consiste en disminuir al mínimo los efectos de los cambios en las condiciones ambientales, facilitando a las plantas nuevas la adaptación a las nuevas condiciones.

 

Aclimatación

 

La relación entre agobio y enfermedad es aceptada por todos y cada uno de los especialistas en salud de seres vivos en cautividad. Podemos delimitar el agobio como el estado producido por cambios en el medio que fuerzan la adaptación de un organismo sobre sus límites naturales de alteración. Actualmente esta definición se considera de aplicación tanto en animales como en plantas.

Los procesos de agobio en vegetales existen y tienen exactamente la misma relevancia en su desarrollo vital que en animales. De esta forma, en cultivos de plantas se habla por poner un ejemplo de agobio hídrico. Hasta no hace mucho, no todo el planeta tenía tan clara la relevancia del agobio de las plantas, en un caso así de acuario. Hoy en día el estudio de los mecanismos de inducción y de contestación a fenómenos de agobio en plantas es un campo de investigación en apogeo.

 

Condiciones que deben darse en la plantación

 

Las condiciones de nuestra instalación no serán jamás exactamente las mismas en las que han desarrollado las plantas de acuario en el invernadero. Tampoco el agua del comercio, así sea mayorista o bien minorista, en el que la planta  no tiene exactamente los mismos valores específicos de pH, dureza, temperatura y otros factores fisicoquímicos que la del acuario del neófito. De entrada estos valores y condiciones no tienen porqué ser mejores ni peores en un sitio que en otro si no que, simplemente, son diferentes.

Y las diferencias pueden ser esenciales. Y no únicamente las que pudiéramos imaginar por la alteración en factores físicoquímicos del agua y también iluminación. Por poner un ejemplo, muchas veces, y pese a ser plantas acuáticas, en las instalaciones industriales no se crían completamente sumergidas, sino más bien en soluciones nutritivas con unas condiciones de muy, muy alta humedad. La adaptación a un completo sumergimiento puede requerir  tiempo o que  un enorme esmero por la parte de la planta. El sustrato es otro ejemplo del gran cambio de las condiciones de mantenimiento entre el invernadero y el acuario. La diferencia es bestial entre el simple y pobre suelo de arena de sílice y los sustratos enriquecidos, con un elevado contenido en nitrato y fosfato en el que se crían en los invernaderos.

Por consiguiente, el periodo de aclimatación a una nueva instalación es uno de los más agobiantes y críticos en la vida de un organismo en acuario, así sean plantas o bien peces.

En el caso de estos últimos, casi todo el planeta tiene claro que una mala aclimatación puede generar daños de relevancia e inclusive la muerte. En plantas en general no se hace esta relación tan directa. Aunque es verdad que aguantan mucho mejor los cambios de condiciones en un corto plazo que los peces, no es menos cierto que a medio y a largo plazo muchas terminan padeciendo lo que se llama perro sancio vegetativo, esto es, una parada aproximadamente prolongada en su desarrollo, que aun puede terminar del mismo modo en muerte.

Realmente la replantación, o bien plantación terminante, de las plantas de acuario en su localización terminante es un proceso muy agobiante y de suma importancia para conseguir un desarrollo siguiente conveniente. Ciertos especialistas llaman a este proceso el trauma de la replantación.

 

¿Cómo podemos aclimatar a nuestras plantas?

La aclimatación consiste en disminuir al mínimo los efectos de estos cambios en las condiciones ambientales, facilitando a las plantas nuevas, en un caso así, la adaptación a las nuevas condiciones. En peces, en los que es mucho más esencial en un corto plazo la aclimatación térmica o bien fisicoquímica, esto se efectúa esencialmente a través de mezcla de agua.

En plantas de acuario no se procede igual. No se actúa tan directa y también de forma inmediata, mas sí hay algunas medidas a tomar, si bien no entraremos demasiado en de qué forma se deben plantar por vez primera, y lo que esto puede implicar, como por servirnos de un ejemplo recortar el fragmento inferior del tallo en las especies que se multiplican por esquejes (esto se sale del objetivo de este artículo); solo vamos a comentar ciertos aspectos que nos resultan de interés por estar relacionados con el transporte y la aclimatación.

 

Condiciones del transporte: temperatura adecuada.

Si bien en las plantas no se le da tanta relevancia a la aclimatación térmica, no está de sobra no someterlas a un cambio brusco de temperatura, por servirnos de un ejemplo lavar con agua fría para a continuación introducir en el agua del acuario que puede estar a más de 25° C; de manera especial si a lo largo del transporte no se han protegido apropiadamente. Muy frecuentemente nos olvidamos de que las plantas son seres vivos y precisan ser manipuladas y transportadas con el debido cuidado. Desde pecesdeacuario10.com

Quizás sea, como afirma mi amigo Fara, por el hecho de que no protestan cuando se las maltrata. En la plantación es preciso ser frágil y no causar traumatismos en los débiles tallos de determinadas especies.

En el transporte es indispensable resguardar la planta de la desecación y las temperaturas extremas. Los exportadores las ponen en capas de papel húmedo en bolsas de plástico. Los minoristas acostumbran a emplear hojas de periódico empapadas, que puede parecer más rústico mas es igualmente efectivo.

 

Ayudarle a que crezcan sus hojas

 

Una de las consecuencias más usuales en las plantas de acuario recién plantadas es que se genere una renovación parcial o bien prácticamente total de hojas y raíces, en dependencia del ejemplar y la especie. Lo idóneo es informarse específicamente sobre el género de planta que se adquiere, mas con carácter general semeja existir acuerdo en que es ventajoso quitar, con unas buenas tijeras afiladas y desinficionadas con alcohol, las hojas rotas, estropeadas o bien marcescentes (hojas que continúan secas en la planta hasta el momento en que afloran las nuevas), como recortar un tanto las puntas de las raíces y también igualarlas si son larguísimas. Semeja que generalmente esto acelera y facilita el agarre, puesto que las raíces nuevas tienen mayor capacidad de enraizamiento y las hojas nuevas mayor capacidad de adaptación.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This